Reportar comentario

Están comprando extranjeros. La cosa sigue igual de mal. No hay compradores nacionales para tanto ladrillo. Grande, Borja!