Reportar comentario

Demostrando que el mercado inmobiliario sigue basado en la especulación e intoxicación, El País y otros medios publica que el mercado inmobiliario se nutre ahora de inversores que pagan al contado, tanto extranjeros como nacionales. Siguen sin prohibirse las compras con dinero líquido, fomentando así la opacidad. Si los extranjeros siguen comprando pisos caros, se seguirá manteniendo la ilusión de que el pelotazo es todavía posible, y que incluso mejorará. Ya se habla de que para el 2015 comenzará el repunte de precios y que ahora es el momento.