Reportar comentario

Mi mala suerte fue cuando me apunte en una cooperativa de viviendas en el año 98,todo seria genial comprar un piso por 14 millones de las antiguas pesetas despuues de tantos años aun no hay nada hecho y encima no dan creditos los bancos a las constructoras. Que verguenza en que pais vivimos, miles de personas están arruinados sin casa y sin dinero con la cantidad de viviendas que hay vacias y aun siguen especulando cuando el ciudadano no tiene ni un euro.
Mucha de esta gente sus cooperativas han salido en concurso de acreedores y ahora ¿quien les devuelve su dinero? solo mentiras y metiras, ni politicos ni nadie nos quiere alludar....... Muchas gracias a Borja Mateo por lo que nos ha hecho abrir los ojos,pero pienso qu hay mucha jente que aun no le conoce para poder mover ficha traquilo