Reportar comentario

Para los ladrilleros con urticaria:

No es lo mismo lo que se pide por un bien que lo que realmente vale.

En España se infló artificialmente el precio de la vivienda igual que sucede con cualquier fenómeno de carácter especulativo.
La vivienda, como cualquier otro bien, debe ajustarse a la ley oferta-demanda y, por consiguiente, ofrecer un precio realista y ajustado a la realidad económica del país, al salario medio, al poder adquisitivo medio.

A partir del año 2000 se empezaron a vender viviendas a precios elevadísimos para la realidad económica de la mayoría de españoles, el mileurismo.
¿Por qué se pudieron vender?
Pues porque se financiaba cada vez a mayor plazo y con bajo interés, así teníamos un país de sueldos bajos con las viviendas más caras del mundo, una cosa fuera del sentido común.

Los mismos que han alimentado el ladrillo-los bancos y cajas- son los que lo han hundido ,así seguirá porque el crédito abundante y barato se acabó, seguramente no vuelva jamás(por lo menos en las próximas décadas).


Hoy en día el poder adquisitivo de los españoles está a niveles de 1995 y retrocediendo¿por qué la vivienda no cuesta lo mismo que entonces?(un piso en una ciudad ,nuevo y de calidades medias costaba en esa época unos 110.000 euros)
pues muy sencillo, porque sigue inflado y el intervencionismo bancario y estatal impide que el ajuste sea rápido como ha pasado en EE UU.

Si los españoles tienen un poder adquisitivo similar al de hace 18 años, lo normal y lógico es que el precio de la vivienda vuelva a niveles de esas épocas.

Cuando se den cuenta de que se acabó eso de ganar 200.000 euros limpios de cada piso y endeudar a la gente 40 años y reconozcan algo tan simple vivirán ustedes más felices y podrán desarrollar su trabajo, ya que un bien que tienen un precio totalmente fuera de mercado y sin posibilidad de financiación , es un bien que no se venderá jamás, otra cosa es que sigan quedando minorías de desinformados, borregos o gente que por las cuestiones que sea tenga mucho dinero y no le importe malgastarlo en una inversión estúpida y un bien en plena depreciación.

A Borja no le financia nadie, pero a ustedes, ladrilleros, el que les ha estado financiando ha sido el ignorante y aborregado pueblo español.

Se acabó el engaño, se acabó eso de pagar la vivienda más cara del mundo en un país que roza ya el tercermundismo, cojan el botín y larguensé.

En España lo que hace falta es inversión y desarrollo en sectores productivos reales, no en burbujas especulativas, hace falta industria, pero claro, algunos solo piensan en el pelotazo aunque sea a costa de hundir un país.
Que conste que los corruptos políticos tienen también mucha culpa de esto, gentes cortoplacistas y sin visión de estado.

Cuando ajusten el precio de la vivienda al poder adquisitivo medio y a la situación crediticia antes dejarán de sufrir.

Hay mucha oferta señores, en esta ocasión los consumidores tenemos la sartén por el mango.

Hale, que los ladrillos son muy indigestos.