Reportar comentario

Estoy de acuerdo con Pepe, lo que está bajando son los pisos que se construyeron de aquella manera en lugares inhospitos con la vaga promesa de que aquello se iba a convertir en un lugar civilizado. Por ejemplo los pisos del pocero en Seseña (Toledo). Ahora los que son propietarios , se encuentran con que no tiene servicios, ni colegios, ni muchas veces alumbrado público. Lo bueno que está en el centro de las ciudades, ni baja ni se espera que lo haga.